Plaza Bib-Rambla, nº 21, 2ª planta

GRANADA

¿Cómo sé si necesito ir a un psicólogo?

Un psicólogo no sólo está para las situaciones más graves, sino que también puede ayudarle ante problemas de la vida diaria. Es decir, un psicólogo es conveniente cuando siente un gran malestar que le afecta con cierta frecuencia y que repercute en su vida diaria. Por ejemplo:

 

  1. Si siente o piensa que sus problemas le desbordan.
  2. Si siente ansiedad.
  3. Si siente agresividad.
  4. Si tiene problemas para relacionarse con los demás.
  5. Si tiene baja autoestima.
  6. Si le abordan los pensamientos negativos sobre sí mismo, los demás y/o el mundo.
  7. Si le cuesta tomar decisiones.
  8. Si siente que no tiene el control sobre su vida o sobre sus emociones.
  9. Tiene problemas de sueño o de somatizaciones (dolores, ronchas, etc).
  10. Si cree que su vida no tiene sentido.

     

     

Diferencias entre psicólogo y psiquiatra

  • Un psicólogo es Licenciado o Graduado en Psicología, por lo que aborda pensamientos, emociones y comportamientos. Puede o no tener formación de posgrado (aunque es muy importante la formación continua y el reciclaje entre profesionales). Este profesional en ningún momento puede recetar pastillas (ni siquiera dar indicaciones sobre la dosis o el abandono de los fármacos). Puede aplicar cualquiera de las muchas corrientes psicológicas que existen. En el Centro de Psicología Ágora, nuestros profesionales aplican la Terapia Cognitivo-Conductual, la que más extendida está en la actualidad, y la que a día de hoy tiene mayor eficacia.

 

  • Un psiquiatra es un Licenciado o Graduado en Medicina que se ha especializado en Psiquiatría. Tratan al paciente desde el punto de vista médico, es decir, abordan el motivo de consulta desde el punto de vista fisiológico, por lo que recetan fármacos para regular los niveles de la bioquímica cerebral. Algunos psiquiatras también realizan terapia (en su mayoría, psicoanálisis).

 

¿La terapia es confidencial? Ética del psicólogo

Los psicólogos, por ley, han de estar colegiados en el Colegio Oficial de Psicólogos para poder ejercer. Esto implica que han de cumplir un código ético o deontológico que se puede consultar en la siguiente página web:

 

Pinche aquí para ver el Código Deontológico de los Psicólogos

 

Según el artículo 40º del código deontológico, «Toda la información que el/la Psicólogo/a recoge en el ejercicio de su profesión […] está sujeta a un deber y a un derecho de secreto profesional, del que, sólo podría ser eximido por el consentimiento expreso del cliente.» Este punto implica que:

 

  • Para compartir la información con otro profesional colaborador (médico, psiquiatra, trabajador social, etc.) es necesario pedir permiso al paciente previamente.

 

  • La comunicación de información a terceras personas (pareja, familiares, etc.) requiere el consentimiento previo del paciente.

 

  • En el caso de los menores de edad, sólo podremos atenderles si acuden con sus padres o tutores.
    • En el caso de padres separados donde sólo uno de los miembros tiene la custodia, tendrá que acudir con el que tenga la custodia total.
    • En el caso de padres separados con custodia compartida, será necesario el consentimiento escrito de ambos progenitores o tutores legales.

 

Casos en los que puede romperse la confidencialidad:

 

  • Si existe una amenaza seria contra la propia vida del paciente o hacia terceras personas («violaciones de los derechos humanos, malos tratos o condiciones de reclusión crueles, inhumanas o degradantes», artículo 8º).

 

  • Hay un requerimiento judicial: en ese caso, sólo se proporcionaría la información relevante para el asunto en cuestión, quedando en confidencialidad el resto de la información.

 

  • El paciente da su permiso para revelar información a determinadas personas.